Agrandar imagen | Ver tamaño original
Un viejo almacén de fábrica fue despojado de sus muros exteriores para permitir que el interior fuera bañado con luz natural y crear una vista de los grandes árboles a lo largo de la carretera desde los espacios internos que se transformaron en un restaurante y club nocturno. La planta superior, con una mejor vista, acoge el espacio de restaurante y la planta baja que se abre a un patio al aire libre, es el club nocturno. Todo el exterior del edificio se realiza en una red de aletas de aluminio que se doblan en planos angulares. Esta geometría se lleva al interior en el nivel del suelo, donde la red es más abstracta y conforma las paredes, el techo, la escalera, el bar y las columnas. Parcialmente abierto y parcialmente cerrado entre tiras de láminas de metal galvanizado que están retroiluminadas, todo el espacio se representa escultural con la integración de todos los elementos de diseño dentro de la abstracta red tejida. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir