Agrandar imagen | Ver tamaño original
El sol es la mayor fuente de energía sostenible en la tierra. Desde hace más de 30 años, la tecnología nos ayuda a transformar esta fuente en poder para el funcionamiento de nuestras ciudades, pero el movimiento de la tierra siempre ha hecho difícil la tarea de capturar esta energía en bruto. El proyecto Rawlemon, diseñado por André Broessel, está dirigido a una producción de energía más limpia, una huella de carbono más baja y un mejor rendimiento en el uso y la conversión de la energía solar renovable. El proyecto se compone de una geometría esférica perfectamente simétrica y transparente, que puede integrarse fácilmente a los edificios, mejorando la eficiencia de los paneles fotovoltaicos tradicionales en un 35%. Más detalles a continuación. Micro-Track, uno de los primeros prototipos construidos, fue estudiado en el laboratorio alemán Zentrum für Sonnenenergie-und Wasserstoff-Forschung Baden-Württemberg, y los resultados son más que optimistas, alcanzando los 150 kW/m2 en módulos de fachada. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir