Agrandar imagen | Ver tamaño original
Entre las cualidades que habría de reunir la obra de arquitectura, útil, bella y bien construida, quizá la de la utilidad, es decir, la condición de adecuarse a las demandas sociales o institucionales que le dan origen, sea hoy en razón de sus costes, la más seria de sus obligaciones. También en este proyecto de ampliación y reforma, más de ampliación que de reforma, el responder al uso solicitado parece indispensable; por ello pensamos que cuestiones como el excesivo respeto al parcelario o la sobrevaloración de los tipos que se desarrollan en el entorno, podrían forzar en exceso el crecimiento, organización y buen funcionamiento del Nuevo Ayuntamiento. Desearíamos que la nueva edificación lograra acomodarse sin esfuerzos a los fondos irregulares añadidos al Viejo Ayuntamiento. Una edificación que se pretende limpia de trazado, flexible, clara en sus circulaciones, con espacios de atención y trabajo confortables y bien iluminados, y que pueda asomarse con naturalidad a las calles adyacentes. La estructura de esta edificación se realizaría en acero, pilares, vigas y forjados en acero laminado, alternándose con pantallas de hormigón armado en su perímetro. Los suelos flotantes permitiendo el paso y conexión de instalaciones, sus particiones en madera, vidrio y policarbonato, los falsos techos de paneles también de madera y suspendidos de los forjados. Las cubiertas no transitables y en las fachadas paneles prefabricados de terminaciones y acabados próximos a los revocos y enlucidos tradicionales en el entorno. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir