Agrandar imagen | Ver tamaño original
Un corazón tranquilo, un sol poniente.  Tanto dentro como afuera, la atmósfera es refrescante y tranquilizante. Tan pronto como el pie toca el suelo en el protegido rincón del terreno, un sentimiento especial te envuelve como un suave chal. Una grata sensación, misteriosamente solo en uno de los grandes bosques de Finlandia, o, tal vez el entrar a un universo, en donde el Ying y el Yang finalmente han encontrado el balance y armonía perfecta. Es difícil creer que uno realmente se encuentra en un tradicional barrio residencial, Højbjerg, en los suburbios de Aarhus.  Hasta recientemente, en el pequeño terreno en una esquina se anidaba una pequeña cabaña construida durante tiempos de guerra, en 1942, y más adelante se ocultó detrás de grandes árboles. La cabaña se ha integrando a la nueva, alta y ambiciosa maravilla color negro. Los muros se han entablados en el exterior y la villa se abre hacia sus alrededores a partir de ventanas perfectamente proporcionadas para su doble función de invitar a la naturaleza y crear un acogedor y refrescante espacio privado.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir