Agrandar imagen | Ver tamaño original
Por su lado urbano, el edificio acuerda sus geometrías con el hotel vecino para configurar una plaza. Por su fachada abierta a un corredor verde del Vallés, adopta la forma de crescent, recibiendo el Valle de San Domènech. Una perforación en el volumen principal crea un balcón que no sólo une plaza y crescent, sino que liga los tres valles conformadoras de la topografía de la Universidad Autónoma de Barcelona.  Los materiales, colores y diversas soluciones constructivas prefabricadas o muy manuales no buscan diferenciarse, si no integrarse con las arquitecturas del lugar, aunque puedan ser sólo discretas. La atención al lugar quiere redimir, al mismo tiempo, las antiguas y la más nueva. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir