Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto comienza cuando un matrimonio decide ocupar el campo. Sobre una pequeña casa de bambú y mampuesto dispuesta en el solar, sus habitantes deciden erguir sus sueños. Ellos, que con anhelo resuelven renunciar a gran parte de su mobiliario, objetos y formas de habitar su vida, se trasladan aquí. Al poco tiempo, las necesidades propias de la cotidaneidad sumado a las nostalgias de objetos de valor sentimental que dejaron atrás, comienzan a generar una demanda de espacio, sin que por ello se vea sacrificada esa ilusion por acercarse a la naturaleza y es ahí donde somos requeridos para interpretar el problema. Decidimos generar la forma más simple posible que:  al solucionar el programa arquitectónico, coexistiera  sin confundirse con el elemento ya  edificado. Se orienta este volumen hacia levante donde las vistas se disparan a una lejanía inspiradora. Esta disposición es perpendicular al elemento  construido,  permitiéndosenos una relación sutil entre los dos elementos edificados casi sin tocarse pero siempre mirándose. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir