Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esta fue la renovación de una casa construida en la década de 1920 y estaba rodeada por hileras de casas antiguas. La casa con un frente de 4.1 metros y profundidad de 12,8 metros era como los llamados "lugares para dormir de una anguila. Debido a que el próximo edificio estaba demasiado cerca, el interior de la casa estaba tan oscuro a pesar de que fuese día. La casa había sido ilógicamente reformada en varias ocasiones antes que se perdieran pilares importantes y paredes. El residente tiene la esperanza de vivir con muebles y cuadros. Una oficina de estudio, un sanitario, y el hogar se insertaron como volúmenes de la estructura. Destinadas no sólo para reforzar la casa, sino también para dividir espacios suavemente de arriba hacia abajo y de izquierda a derecha. Toda la imagen se vislumbra desde aberturas y hendiduras que fueron ampliamente abiertas y los volúmenes propios fueron pintados de color blanco para que la textura pudiera soportar visualmente e indicar la profundidad y extensión. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir