Agrandar imagen | Ver tamaño original
Imaginen un piso de 80 metros cuadrados perteneciente a un antiguo edificio, transformado en una tienda de café artesanal, en el centro de Budapest, en uno de los mejores baristas del mundo. El edificio es un palacio urbano, construido en 1812, con hermosos detalles clasicistas y las estructuras originales de la época, mucho antes de la revolución del café artesanal de calidad, este es el contexto que da lugar a la Embajada Espresso. Después de la limpiar la estructura, se descubrió una belleza oculta: Bóvedas de ladrillo esféricas, y muros de piedra. El espacio podría haber sido originalmente un establo. Varios elementos daban cuenta de esto, como los pequeños espacios entre los muros, donde pudieron vivir caballos, o la madera de la buhardilla en la que se almacenaba el heno. Todo ello en perfecto estado. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir