Agrandar imagen | Ver tamaño original
Karuizawa es una ciudad bijou, ocupada mayormente por viviendas de fin de semana, con visitantes provenientes desde Tokio. La casa se alza sobre una empinada ladera orientada al sur, en el bosque, y tiene vistas a una vista imponente de las cordilleras. El proyecto está diseñado para una pareja de músicos. Ellos querían un espacio flexible que pudiese funcionar como una casa, una galería de arte contemporánea -principalmente esculturas- y como salón de conciertos musicales. Para el cumplimiento de estas diferentes funciones, se encargó un "espacio en blanco". Los materiales debían ser visibles, vidrio, espejo y acero inoxidable pulido, para reflejar la luz y las vistas sin obstáculos. Así se generó una impresión ampliada del espacio, un polígono en planta con un montón de vacío... espacio en blanco. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir