Agrandar imagen | Ver tamaño original
La casa del árbol se emplaza cercana a la ciudad de Uslar en la Baja Sajonia, al costado de una antigua casa de guardabosques, bordeando un pequeño valle. El acceso a la propiedad se realiza por un camino forestal que bordea un pequeño arroyo con algunos estanques. La casa fue restaurada con mucho esfuerzo y dedicación y la intervención del paisaje a sus alrededores fue desarrollada con gran cuidado. Paredes de piedra natural, árboles autóctonos recién plantados, y dos grandes hábitats de estanques artificiales han convertido el lugar en una delicia para los amantes de la naturaleza y un refugio para la flora y la fauna endémica. Así, el sitio es en muchos sentidos el lugar perfecto para una casa de árbol. Los clientes querían una casa del árbol que proporcionara alegría a su pequeño hijo y a todos los amigos de la familia durante muchos años por venir. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir