Agrandar imagen | Ver tamaño original
Se puede afirmar que la comunidad que habita el campus lo Contador se identifica con la estructura de patio que tiene la casona y que impregna con su presencia el resto del campus. En consecuencia  se propone que el nuevo  edificio recoja esta manera de generar sentido de pertenencia,  y de organizar el programa entorno a dos patios abiertos al cielo de características espaciales muy distintas: Uno  estrecho y otro ancho. Para fortalecer el carácter interior de estos dos patios, ellos se  flanquean por todas sus caras con madera. Este universo intimista o “blando” se contrasta fuertemente   con una terminación de las caras exteriores del volumen en acero que junto con diferenciarse por color y temperatura con el del interior, es  capaz de recoger la patina  del paso del tiempo en su superficie como, por ejemplo, lo hacen las tejas. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir