Agrandar imagen | Ver tamaño original
Las nuevas instalaciones de Protos consisten en una bodega y una sede de representación social y administrativa. El edificio, respondiendo a las críticas condiciones espaciales y ambientales óptimas para la elaboración del vino, resulta representativo para la marca y se integra en el entorno de Peñafiel, presentando además soluciones que minimizan el consumo de la energía necesaria para mantener dichas condiciones. El ahorro energético es no sólo importante, sino consustancial al diseño. El nuevo edificio se conecta con las antiguas bodegas (ubicadas en una serie de largos corredores bajo la montaña del histórico y brillantemente restaurado Castillo de Peñafiel, para su conversión en Museo del Vino) a través de un túnel construido bajo el vial separador. La base del edificio se entierra para aprovechar la inercia térmica y situar las zonas de elaboración y maduración del vino, interpretando en clave cont emporánea la construcción tradicional de las bodegas. Anclada en el terreno, esta base regulariza la topografía creando un soporte para la envolvente ligera que reposa en ella. Dicha cubierta está formada por una estructura de arcos parabólicos de madera laminada, reinterpretando la edificación de bodegas en forma de nave. Su consideración como fachada, propiciada por la visión que se tendrá desde el Castillo de Peñafiel, es parte fundamental de la composición arquitectónica de la obra. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir