Agrandar imagen | Ver tamaño original
  El Palacio de Congresos de Aragón surge de una plataforma artificial, un terreno horizontal sobreelevado cinco metros respecto a su cota natural, en la que se asienta el recinto de Expo 2008. Un plano se pliega desde el suelo dibujando un perfil quebrado y variable –ascendente y descendente- que manifiesta  expresivamente la sección que lo genera. Como un manto blanco y resplandeciente, una gran cubierta de GRC y cerámica envuelve los lucernarios que introducen la luz natural en los amplios espacios interiores fluidos y continuos.   Los tres cuerpos principales que albergan los elementos esenciales del programa: auditorio, sala de exposiciones y salas modulares quedan conectados entre sí a través de un gran vestíbulo común capaz de relacionar los distintos espacios. El auditorio principal de 1500 espectadores puede dividirse por medio de paneles móviles en una sala de 1000 y otra de 500 en la planta superior, permitiendo su uso alternativo. El cuerpo destinado a exposiciones -con posibilidad de acceso independiente- puede ser utilizado para muestras, seminarios u otros actos simultáneos. Una amplia planta subterránea alberga las áreas de carga y descarga, instalaciones, camerinos, almacenes y cocinas que hacen posible el correcto funcionamiento de un centro de estas características sin interferir con los espacios públicos del edificio. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir