Agrandar imagen | Ver tamaño original
Implantada de Norte a Sur en un terreno esquinero de 1520 m2 con un área de construcción de 340 m2, la casa M, diseñada en una sola planta ofrece una gran fachada con juego de volúmenes y materiales que se distingue desde todos sus ángulos. El clima tropical del sector fue uno de los factores más importantes para determinar los parámetros de diseño de esta residencia. Con el fin de protegerla ante el fuerte sol ecuatorial y las lluvias estacionales, pero sin tener que renunciar a una buena iluminación y vientos predominantes, se conjugaron muy equilibradamente varios elementos arquitectónicos en el diseño que cumplieron una función muy específica. La casa fue provista de apergolados, pórticos y espacios altos con grandes ventanales, que gracias a las cubiertas inclinadas de pronunciados aleros y a las ventanas altas, fue posible la influencia constante de los vientos de la zona y por consiguiente el escape de calor. De la misma forma se implementaron elementos naturales como el agua, piedra, madera local, dejando también un gran porcentaje del solar para áreas verdes. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir