Agrandar imagen | Ver tamaño original
En respuesta a un contexto urbano complejo y a la privacidad requerida por el cliente, la casa es levantada desde el nivel del suelo para disponerse sobre columnas de hormigón. Al realizar esta operación, las aberturas en los muros  pueden ser de gran tamaño sin afectar a la privacidad. La posición de estas aberturas generan interesantes vistas sobre el paisaje urbano circundante. Desde el exterior, la casa aparece como un cubo negro, debido a su fachada de tablones de madera tratados con aceite, mientras que en el interior se percibe luminosa y espaciosa. Al abrir todas las ventanas en verano, se genera una sensación de vida al aire libre. Las puertas corredizas y las pantallas de madera entregan privacidad. La escalera, que es el corazón de la casa, no sólo conecta los diferentes espacios, sino que también garantiza la cercanía natural. Esta cercanía se acentúa por los listones verticales que definen las escaleras. La integración de las puertas del baño y el muro del dormitorio, entrega una sala de estar más tranquila. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir