Agrandar imagen | Ver tamaño original
EL PALMERAL DE LAS SORPRESAS, de los acontecimientos, variados y cambiantes, permanentes o temporales, un nuevo espacio  para Málaga con vocación de convertirse en el espacio público de referencia que la ciudad necesita, un lugar de convivencia ciudadana. Una Plaza Mayor con forma de Salón que se asoma al Mediterráneo, formalizado con tres elementos básicos, una trama isótropa de palmeras, una pérgola que discurre paralela al muelle, y una lámina de conexión con la ciudad. El Salón formará parte de un nuevo itinerario peatonal que se inicia en la Plaza de la Constitución, continua por Calle Larios hasta la Plaza de la Marina, para desde ella saltar a través de la lámina, alfombra sombreada por umbráculos ligeros, hasta el palmeral. El paseo continúa, lineal bajo la sombra de la pérgola, y zigzagueante adentrándose en el palmeral por la atracción de un amplio catálogo de  sorpresas, implantadas en los escenarios que formaliza la trama del palmeral. Al final la plaza del Ocio, puerta de conexión con la Málaga de Levante, lugar de encuentro con el muelle del Ocio, paseo de bullicio, contrapunto del palmeral del sosiego. Por último, el final del itinerario, la Farola,  la linterna de Málaga, la puerta del mar desde la que se contempla una nueva fachada de Málaga presidida por las siluetas de  la Catedral y la Alcazaba, liberadas  de la dureza del perfil del silo y de los galpones portuarios, apoyadas en un zócalo verde formado por un telón transparente, el palmeral, y un telón opaco, la arboleda de La Alameda sobre los que flota enhebrándolas a modo de liviana aguja la pérgola cristalina Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir