Agrandar imagen | Ver tamaño original
Cuando el departamento en Heleneborgsgatan en Estocolmo, Suecia estaba en venta en el año 2012, era utilizado como un almacén de muebles durante 30 años. El dueño anterior había comenzado una renovación en la década de 1980, pero cayó enfermo y el apartamento fue dejado intacto hasta su muerte. El tiempo había sido congelado; el tapizado de las paredes fue retirado a media, sólo unos azulejos y un grifo de cocina sobresalían de una pared, no había electricidad y un cuarto de baño sólo tenía signos de ratas como habitantes. En una ciudad como Estocolmo, con una enorme escasez de viviendas y con cada metro cuadrado que aumenta de precio por minuto, esta historia era algo imposible de entender y resistir. El departamento es el resultado de una fascinación por este; una oportunidad para permitir que las capas anteriores y las historias de un espacio de vida sobresalgan y llenen al mismo tiempo las necesidades de la nueva historia que se llevará a cabo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir