Agrandar imagen | Ver tamaño original
Por Dan Gamboa Bohorquez La Capilla de los Santos Apóstoles del Colegio Gimnasio Moderno constituye una de las obras proeza de la ingeniería y el diseño arquitectónico durante la mitad de lo siglo XX. Inaugurada en 1956 y diseñada por el arquitecto nortesantandereano Juvenal Moya con cálculos estructurales del reconocido ingeniero Guillermo Gonzales Zuleta, la capilla consta de un sencillo esquema en cruz griega, de brazos de igual longitud que se confluyen en el altar, centro y tensión del espacio. Juvenal Moya siempre consideró en su obra de gran carácter religioso que a pesar de las destrezas técnicas que pudiera conllevar la arquitectura en ese momento, no se puede dejar de lado la importancia del rito y de la consideración espacial hacia él. Es de especial mención que el 15 de agosto de 1952 es publicado en L'Observatore Romano (órgano oficial de la Curia Romana) un documento llamado "A propósito de la instrucción del Santo Oficio sobre Acto Sacro" donde el cardenal Celso Constantini sienta nota de protesta sobre como la arquitectura de la época comenzaba a desdibujar el ritual de la misa católica. Justamente por ello y como respuesta al viejo esquema donde las iglesias se apoyaban en columnas obstruyendo espacialmente la apreciación del ritual católico, es que Juvenal adopta las propuestas de Oscar Niemeyer (especialmente Pampulha, 1940) y desarrolla diversos ejercicios que desembocan en el diseño de esta obra. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir