Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto es una renovación de una casa de 60 m2 de dos niveles, localizada en un área muy estrecha del distrito 200 de París. Además de ser muy húmeda por la presencia de un acueducto subterráneo, la casa era muy oscura al estar entre edificios y medianeros. Más allá de la necesidad de aumentar el espacio habitable de la familia, existía también la necesidad de de ganar luz, amplitud y mejores vistas. Se hacía entonces necesario ganar altura sobre la antigua construcción, hasta la máxima capacidad de la regulación urbana, y además hacer un eficiente uso del presupuesto. Naturalmente, la nueva sala de estar de la casa estaría dispuesta en él último nivel. El acceso al terreno, a través de un pasillo de 90 cm de ancho y la debilidad estructural del edificio existente, hicieron optar a los arquitectos por una estructura ligera de madera. En los nuevos niveles, sobre todo en los lados abiertos, el esqueleto de madera queda a la vista. Elementos estructurales aparecen cada 80 cm, combinados con ventanales de cristal que permiten la máxima entrada de luz natural. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir