Agrandar imagen | Ver tamaño original
Dentro de los objetivos que plantea el proyecto, es diseñar un edificio único, un gran eje ordenador que cruce el terreno en su lado más largo. Esta forma longitudinal contiene todos los recintos, que convocan, congregan y acogen al usuario, y por su impronta alargada es capaz de transitar desde lo más público a lo más privado. Este gran volumen longitudinal es versátil en su imagen. Debido a su extensión, en su inicio propone una fachada que denota un edificio institucional con una nueva imagen corporativa para el Club. Después de mostrar esta apariencia, esta situación va mutando hacia una figura deportiva, que conjuga la relación de las zonas de camarines y áreas deportivas. La organización del proyecto, como ya lo mencionamos, es longitudinal, y su composición se realiza por una gran cubierta que lo recorre en toda su extensión, en su trayecto va otorgando espacios abiertos y lucarnas, según la función de los recintos. Además la arquitectura plantea una serie de volúmenes permeables que facilitan la relación de las áreas deportivas con sus apoyos técnicos, otorgando una conexión visual y física. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir