Agrandar imagen | Ver tamaño original
Este es un proyecto residencial de los arquitectos japoneses Suppose Design Office. La casa se sitúa en Jigozen, Japón, a orillas del mar, en un área propensa a desastres naturales. La construcción podría definirse como una caja revestida completamente en madera. Este revestimiento se ve interrumpido por una serie de ventanas con forma de casitas con techo a dos aguas que procuran abundante luz natural. Los espacios interiores tradicionales están rodeados por un pasillo del cual los separa un cerramiento de vidrio con marcos de madera. En éste proyecto el interior y el exterior fluyen juntos, en una experiencia que se puede llamar como un intermedio con el paisaje. Éste espacio crea una graduación desde el proyecto hacia afuera. Con un espacio terraza, una galería techada, un dormitorio interior y los exteriores como programa general, elementos que normalmente se encontrarían al interior, como pinturas y libros, un estudio o un baño, se encuentran activamente participando de éste intermedio. Adicionalmente, resuelve muy plásticamente los problemas contradictorios como la "protección" y la "apertura"  a lo extenso. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir