Agrandar imagen | Ver tamaño original
El edificio surge como resultado de la propuesta presentada a un concurso público convocado en 2004 por el Ayuntamiento de Toro. A continuación la memoria, por los arquitectos. Nuestra propuesta para la piscina municipal de Toro busca incorporar a la ciudad una nueva pieza que, asumiendo la imagen representativa que debe transmitir el edificio en función de su carácter público, sea capaz de integrarse con dignidad y, en la medida de lo posible, pasar a formar parte del extraordinario patrimonio arquitectónico de la ciudad. Y ello, no en condiciones de protagonismo excesivo, antes bien, asumiendo con naturalidad las sugerencias de un entorno rico y cargado de historia. Sugerencias que van desde un sabio empleo de los materiales que proporciona la tierra hasta la expresividad y contundencia con que se tratan los volúmenes que componen la edificación. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir