Agrandar imagen | Ver tamaño original
El lugar se abre como un diálogo desde el amor de María a los pies de la Cruz. El Cerro Manquehue es el telón de fondo que se contrasta con el cielo. La evocación de la naturaleza alcanza el relieve de un lugar sagrado. La superposición del círculo interno frente a la geometría de la rampa de acceso que desciende, hace patente la unión entre el espíritu y su reencarnación humana. Entre lo sagrado – lo divino y la razón. La obra asume formas primarias las cuales son fácilmente reconocibles. Se debe dejar atraer por la curiosidad y entrar dentro del oratorio “Virgen del Parque”. La obra se construye desde la altura, soterrándose y abriéndose hacia el cielo a través de un cono de hormigón de 9 metros de diámetro. 9 linternas en módulos de novenos simbolizan a las 9 niñas que partieron tempranamente. Es la presencia de la luz divina, de la luz vertical la que permite gravitar las formas de hormigón armado, sus contornos, sus planicies, posándolos en el parque de manera de hacer presente la dimensión del cielo. En otras palabras, la interiorización del cielo y de su luz en el centro de gravedad de la tierra. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir