Agrandar imagen | Ver tamaño original
Una nueva vía, junta a la arbolada calle del ayuntamiento actual; una cinta roja, que conforma el pórtico por debajo del cual se puede estar, reunirse, hablar, reír; y finalmente, una serie de espacios donde los niños y los aduletos pueden reconocer en la educación, el juego y el descubrimiento, la identidad de estar juntos como el primer paso hacia un aprendizaje de la vida civilizada. Reunir idealmente debajo de una única cinta, unidades individuales que representan los diversos usuarios, tanto como de edad y de etnia, que constituyen el actual mosaico en nuestra comunidad. Esto es, en definitiva, la aspiración del proyecto de la nueva escuela de Ozzano; una intervención pública que responde no solo a los requisitos funcionales de las estructuras y servicios, sino también a la voluntad y la necesidad de plantear la identidad colectiva en una nueva pieza de tejido urbano en su fase de desarrollo y finalización. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir