Agrandar imagen | Ver tamaño original
El proyecto surge de la manipulación de una superficie continua que mediante dos operaciones, corte y plegado, resuelve todo el programa. De este modo aparece como un objeto que no sale del terreno, se posa sobre él. Sin saltos ni discontinuidades, la envolvente juega topológicamente, al ser cara externa e interna, suelo, pared, techo, forjado y cubierta. El programa interno se resuelve así mismo con espacios diáfanos e interconectados, cambiando de altura secuencialmente para resolver las distintas escalas. Es un objeto susceptible de ser ampliado o recortado sin resentirse el conjunto, ya que es el resultado de un proceso abierto. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir