Agrandar imagen | Ver tamaño original
La ciudad de Salamanca se emplaza en un valle agrícola interior, al comienzo de la cuenca del Rio Choapa. Un paisaje de laderas verticales y áridas delimita una larga franja de cultivos. Este proyecto inaugura una nueva altura para la ciudad, de construcción baja. Esta altura no tiene la proporción de una torre, que se entiende desde el exterior; son cinco pisos que hemos entendido como un interior en relación al valle. El sitio es contiguo a la Plaza de Armas. La primera intuición ha sido tomar el suelo público y desde éste pensar al edificio como parte de un conjunto urbano, relacionado a lo lejano y a los espacios públicos inmediatos. El edificio se resuelve con un recorrido extendido, que va desde la vereda hasta una terraza en el último piso, a través de un vacío interior abierto al paisaje, en el que confluyen los distintos servicios municipales. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir