Agrandar imagen | Ver tamaño original
En una parcela entre medianeras, de siete metros de ancho y en barrio de baja densidad, se proyecta un conjunto de dos viviendas con entrada independiente. Tal como ocurre con el tejido residencial de la zona, del que destacamos su porosidad, proponemos configurar las viviendas alrededor de patios que ofrecen las siguentes ventajas; actúan como un intercambiador energético en un clima templado, garantizando la protección solar en verano y las ganancias energéticas en invierno, ofrecen control lumínico y proteccion visual y se configuran como una habitación exterior más. De este modo, las viviendas se disponen por plantas y se vinculan a una área exterior accesible e inmediata. La de planta baja a dos patios especializados; el de la entrada, vinculado a la calle donde poder dejar las biciCletas y el patio trasero, vinculado al patio de manzana, donde poder plantar frutales. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir