Agrandar imagen | Ver tamaño original
La intervención construye una pieza que recibe al visitante que llega a Daroca proporcionándole una imagen singular en un entorno periférico que nada tiene que ver con la belleza del municipio medieval. El casco urbano de Daroca responde a una situación geográfica en la que, previo a la construcción de la Mina la mayor obra ingenieril del s.XVI en España, las aguas de todo el territorio atravesaban la ciudad y sus murallas por su calle Mayor, un barranco que desaguaba en el río Jiloca. La marquesina se ubica en la prolongación de ese barranco extramuros, estableciendo un nexo con la ciudad antigua a partir de la reinterpretación de las estructuras de balcones y viviendas colgadas que asomaban sobre la calle Mayor. Se trata de una pieza que como homenaje a esta tradición  constructiva, se genera a partir de una visión muy estructural y matérica del proyecto. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir