Agrandar imagen | Ver tamaño original
Este proyecto consiste en una caja de madera y bloques de concreto, y tiene que ver con la idea de usar el material convencional, en una construcción ubicada en un sitio pintoresco en un entorno rural. Los clientes que estaban viviendo en Dublín decidieron invertir en la construcción de una casa en Donegal. En el momento, no estaban seguros si iban a mudarse permanentemente a la provincia, o utilizar la casa como segunda vivienda. Se encargó un diseño que fuera lo suficientemente flexible como para adaptarse; (a) una casa con 2/3 dormitorios, o (b) dos departamentos turísticos que figuran bajo el mismo techo, o (c) una casa con un estudio adjunto. Además, se solicitó una habitación tranquila y privada, donde el cliente podría retirarse. Para permitir una óptima flexibilidad de todos los elementos estáticos del encargo (es decir, baño, cocina, acceso, escaleras, utilidades y baños) están contenidos dentro de un bloque fijo y rígido construido de hormigón. Esto permitió que las otras partes vivas de la construcción (es decir, el sentarse, el dormir, el comer y el trabajar) tuvieron libertad y flexibilidad en el momento de ser colocadas, dependiendo de la exigencia programática del cliente. Estas piezas se encuentran en un cobertizo como una caja de madera que se encuentra paralela al bloque de hormigón. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir