Agrandar imagen | Ver tamaño original
Incertidumbre y flexibilidad se encuentran en el corazón del concepto de diseño de este proyecto. Las cualidades sensacionales espaciales de los interiores, así como la configuración formal de su exterior, responden directamente al desplazamiento de las cajas que llevan al volumen del edificio a ser abierto o cerrado, introvertido o extrovertido. Estos cambios pueden ocurrir de acuerdo con los cambios de estaciones o escenarios funcionales. Al igual que muchas otras parcelas urbanas, el terreno para este proyecto tenía una fachada de ancho notablemente estrecha en comparación con la profundidad de su longitud. En consecuencia, nuestra experiencia en la transformación de una fachada de dos dimensiones a una tridimensional se hizo indispensable. Aquí, la apertura/cierre del volumen del edificio es una referencia a las casas tradicionales iraníes, que de forma dinámica sirven como modos de convivencia de temporada, ofreciendo tanto un Zemestan-Neshin (una sala de estar de invierno), como un Taabestan-Neshin (una sala de estar de verano) a sus residentes. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir