Agrandar imagen | Ver tamaño original
El museo se terminó en 2009, después de diez años construyéndose, y se abrió con una vista previa para el público. Según lo declarado por los arquitectos, el museo "no es un contenedor de objetos, sino más bien una escuela para el arte", donde los flujos y las vías se superponen y se conectan con el fin de crear un espacio dinámico e interactivo. Aunque el programa es claro y organizado en la planta, la flexibilidad de uso es el objetivo principal del proyecto. La continuidad de los espacios hace que sea un lugar idóneo para cualquier tipo de exposición móvil y temporal, sin divisiones de pared redundantes o interrupciones algunas. Al entrar en el atrio, los principales elementos del proyecto son evidentes: los muros curvos de hormigón, la escalera negra en suspensión, el techo abierto que absorve la luz natural. Por estos elementos Zaha Hadid pretende "un nuevo tipo de fluido de la espacialidad de múltiples puntos de perspectiva y geometría fragmentada, diseñada para encarnar la fluidez caótica de la vida moderna". Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir