Agrandar imagen | Ver tamaño original
Esta pequeña casa de verano se ubica en una granja en las afueras de Sao Roque, una ciudad a unos 60 km de São Paulo. Prevista para estancias cortas, el pabellón se resuelve linealmente a través de dos dormitorios y una sala de estar con cocina integrada, permitiendo su abertura total hacia la vegetación circundante. La construcción se compone de hormigón a la vista y una estructura modular de madera. El revestimiento de las fachadas y el techo está hecho de azulejos de metal y un relleno de poliestireno para la protección térmica. La fachada sur, completamente de vidrio, abre todos los espacios interiores a la vista y los extiende hacia el exterior a travé de una gran cubierta de madera. En el lado norte, cerca de la colina, el volumen está rodeado por paneles de policarbonato y protecciones solares elevadas. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir