Agrandar imagen | Ver tamaño original
De inapelable valor tanto histórico como arquitectónico para España y la Humanidad, el Acueducto de Segovia será sometido a un nuevo, pero acotado proceso de restauración de tres meses de duración, a quince años del proyecto integral de mantenimiento y conservación realizado entre 1992 y 1999, el cual buscó contrarrestar el daño estructural producido en los últimos cien años. En esta ocasión, al declarado Monumento Histórico Artístico ya en 1884 se le retirará un canal artificial instalado sobre el conducto natural de piedra de la infraestructura imperial, "con el fin de devolver de forma ornamental la función para la que fue construido por los romanos, el transporte del agua", tal como informa el diario español El País. Sigue leyendo después del salto. Según los expertos, la actual canalización de plomo del Acueducto de Segovia terminó por generar graves daños a la estructura, provocando la acumulación de agua de lluvia y filtraciones, justificando la nueva intervención financiada esta vez por la nacionalizada compañía bancaria Bankia. En ese sentido, tal como señala El País, el retiro de la canalización artificial se justifica pues "se trata de una parte muy sensible del monumento ya que los pilares no son macizos sino que están rellenos de piedras y otro material en el interior, que se va deshaciendo con la humedad y pueden llegar a quedarse huecos". Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir