Agrandar imagen | Ver tamaño original
El sitio del Hotel Emperor en Qianmen fue ocupando anteriormente por un baño público y se buscaba que el nuevo proyecto mantuviese parte de su misterioso espíritu. El diseño no está organizado por los espacios y la circulación, sino por las emociones y los sueños; no por los materiales y detalles, sino por las ilusiones y los recuerdos. Desde el spa bajo tierra a la barra en la azotea, el hotel más grande de Beijing ofrecerá a los visitantes y residentes un nuevo espacio público y una nueva experiencia de la ciudad histórica. El diseño se infunde con el agua; desde la piscina en voladizo por sobre la azotea, las aguas fluyen en forma de cascada a través del hotel en una serie de canales interiores; goteando a través de plantas flotantes para finalmente caer en picada hasta una cascada subterránea en el corazón del spa. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir