Agrandar imagen | Ver tamaño original
En un contexto residencial, el sitio está ubicado en una esquina con calles en dos lados. El contexto no permitía demasiada interacción, por lo tanto, el diseño nos obligó a crear una interacción dinámica entre los espacios dentro de la casa. Zonas de transición entre los espacios públicos y privados ayudan a seoarar funciones y permite la mezcla de volúmenes espaciales. Un plan introvertido nos permitió tener superficies minimalistas en el exterior. Según los requisitos del cliente, todos los espacios privados debían ir en una sola planta. Los espacios públicos se encontraban en el primer piso, con servicios y un aparcamiento en la planta baja. Debido a las limitaciones del pequeño tamaño del sitio, era crucial maximizar los espacios asignados a diferentes funciones. Esto se logró al jugar con los volúmenes. Una sala de estar de doble altura daba una sensación de expansión y proporcionó una conexión visual desde el segundo nivel. Con el fin de romper la monotonía de lo construido frente a lo no construido, se introdujo un patio en el primer nivel. Para complementar los volúmenes de doble altura en el interior, el patio también se hizo de doble altura y accesible en el segundo nivel, con lo que lo interioriza y actúa como una extensión de los espacios privados. Con la introducción del patio de doble altura, la fachada aparece ahuecada y equipada con un juego de planos y materiales. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir