Agrandar imagen | Ver tamaño original
En el pabellón de Baréin para la Bienal de Venecia 2014, el país utiliza su posición en el extremo este de la región pan-árabe para investigar el impacto de la modernidad en el mundo árabe: primero como una imposición colonial, luego como un intento local por conciliar la cultura árabe y la global, y finalmente como una aceptación de los ideales neoliberales. La muestra recoge 100 proyectos de todos los estados árabes, con la intención de consolidar y preservar el conocimiento de este período crítico. La instalación en sí, una biblioteca gigante, es la manifestación de esta investigación, que más tarde se pondrá a disposición en el Arab Center for Architecture (Centro Árabe para la Arquitectura).  Desde el Catálogo Oficial de la 14a Exposición Internacional de Arquitectura.En un momento en que el mundo árabe está en crisis, parece relevante, para Baréin, el límite oriental de esta región, evaluar lo que queda del proyecto pan-árabe; un proyecto político y cultural transnacional nacido a principios del siglo XX  coincidente con el comienzo de la modernidad en la región. Bajo el dominio otomano que se extendió desde Bagdad a Tiemcen en el oeste de Argelia, las fuerzas coloniales europeas dieron comienzo al proyecto modernista, primero a través de una infraestructura de líneas de ferrocarril y luego, progresivamente con la desaparición del Imperio Otomano al final de la primera Guerra Mundial, con ambiciones coloniales más profundas, que fueron traducidas a través de un proyecto de modernización territorial tanto a nivel urbano, cómo arquitectónico. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir