Agrandar imagen | Ver tamaño original
Un pedazo de tierra cultivable fue cedido para un proyecto residencial. El cliente encargó amplios espacios abiertos con techos altos, utilizando una estructura compuesta por siete columnas gruesas. Las columnas son habitables e incorporan las áreas privadas en su interior, generando intervalos donde se ubican la sala de estar, el comedor y los espacios de la cocina. Con esta composición, sólo el cielo y el huerto son visibles desde el interior, entregando una sensación de amplitud sin perder el sentido de intimidad. A medida que el paisaje se transforma con el paso de las temporadas, el generoso espacio de vida abre hacia el jardín de árboles de caqui. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir