Agrandar imagen | Ver tamaño original
La respuesta al montaje de la XVI Bienal de Arquitectura comienza con la elección del lugar: El Museo de Arte Contemporáneo del Parque Forestal. Si bien el edificio no era lo suficientemente grande para emplazar la Bienal, presentaba virtudes de sobra para el evento, un lugar céntrico y con buena accesibilidad, inmerso en el parque más importante de Santiago pero principalmente portador de una de las variables más significativas para este montaje: la posibilidad de extender la convocatoria de la Bienal a la mayor cantidad de personas, no sólo a aquellas ligadas al gremio sino a una población mucho mayor. Abrir la muestra en el contexto específico del llamado “Hacia una Arquitectura que Cuide Nuestra Tierra” significaba exponer nuestros asuntos públicamente en una plaza ligada a un espacio donde las distintas partes de la exposición dieran cabida al intercambio de información abiertamente. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir