Agrandar imagen | Ver tamaño original
Este jardín infantil es un edificio solitario en medio de un campo verde. Sólo algunos caminos y muros conectan el nuevo edificio con el paisaje, creando puntos de referencia sutiles pero fuertes. La expresión arquitectónica de la estructura compacta se puede detectar a través de elementos básicos. La forma del techo, con sus olas geométricas sobre la entrada y sus claraboyas, define la elevación de la fachada frontal del edificio. La guardería está compuesta por cuatro clases en permanente diálogo con los espacios exteriores. La tipología de cada clase determina esta relación. La intención es que los niños puedan experimentar la arquitectura de una manera natural y divertida, contribuyendo a su crecimiento. El tema de la fijación de límites en sus diferentes variedades guía a los niños en su búsqueda de libertad y también de privacidad. Momentos extrovertidos e introvertidos alternan en una serie definida por las diferentes actividades. Conexiones horizontales y verticales permiten la percepción general de la instalación desde cada una de sus unidades. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir