Agrandar imagen | Ver tamaño original
Antes de que incluso fuera terminado, el crítico del New York Times, Paul Goldberger, apodó al Centro Wexner para las Artes "El Museo construido por la Teoría" [1]. Considerando al arquitecto detrás de la obra, el epíteto no fue sorpresa; Peter Eisenman, el diseñador del museo, había pasado la mayor parte de su carrera decantando la forma arquitectónica hacia una ciencia teórica. Fue con gran anticipación que este edificio, la primera gran obra pública de la carrera de Eisenman, fuera inaugurado en 1989. Para algunos, el Centro anunció la validación del deconstructivismo y la teoría, mientras que sus problemas proporcionaban de municiones a los otros que veían la teoría y la práctica, como actividades complementarias pero divergentes. La recepción popular del edificio fue igualmente mixta, pero su influencia y la intriga en la comunidad académica fue tan pronunciada e inconfundible como el diseño en sí. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir