Agrandar imagen | Ver tamaño original
Situado en el mismo solar que la antigua “Konzerthaus”, destruida en la segunda guerra mundial, el proyecto busca ser un edificio fuerte, rotundo, capaz de convertirse en una nueva referencia urbana. Su expresividad formal, su materialidad y el equilibrio volumétrico entre masa y verticalidad, permiten enlazar la nueva arquitectura con el contexto, físico y cultural, más inmediato, sin renunciar por ello a su representatividad. El edificio alberga cuatro usos principales, una sala sinfónica para 1000 personas, una sala de cámara para 250, y un área expositiva, que al igual que el vestíbulo de acceso, puede ser utilizado como zona multifuncional. Todos ellos, quedan enlazados mediante un recorrido continuo, caracterizado mediante la luz y la geometría y que busca potenciar la espacialidad del edificio. La sala sinfónica, mediante su conformación y materialidad, reinterpreta contemporáneamente un espacio destinado a ser esencia y reflexión al mismo tiempo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir