Agrandar imagen | Ver tamaño original
La casa se presenta cerrada en su fachada apostando por voltear hacia su interior. Se plantea un esquema en “L” separando en el cuerpo principal el área social, recamara  principal y servicios, y en el volumen secundario, los autos, un estudio y dos recámaras. Se aprovecha el desnivel preexistente para entresolar las cocheras y generar desniveles entre los dos volúmenes. El volumen principal se resuelve con una secuencia espacial que nos conduce en un primer momento desde la banqueta hasta un pórtico de ingreso, separándonos del área social por un patio vegetado y un ventanal. El intersticio entre los volúmenes, delimitado por una celosía de herrería y cristal, aloja la escalera principal e introduce luz natural al área central de distribución. La materialidad brinda una claridad estructural a la casa: un par de volúmenes posados sobre un basamento y muros de concreto aparente, uno de los cuales continua a manera de cinta más allá del espacio de la sala para confinar el patio-jardín central y servir de respaldo a la terraza. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir