Agrandar imagen | Ver tamaño original
Buscando crear un nuevo "hito de confianza" para las comunidades de Pelluhue y Curanipe, luego del tsunami del 27 de Febrero de 2010, el arquitecto Felipe Muñoz diseñó un mirador efímero en madera, inspirado materialmente en los restos dejados por la tragedia. La obra -que contó con el apoyo directo de la municipalidad local- enmarca el horizonte a través de la densidad volumétrica generada por la suma de las tablas de pino, con la idea de demostrar que "a partir del caos es posible construir algo nuevo". El territorio intervenido se destaca por actividades turísticas asociadas al mar y por la actividad forestal asociada a la Cordillera de la Costa. El proyecto se concibe desde la iniciativa del Municipio de Pelluhue, que buscaba reconstruir y/o crear “hitos de confianza” para re-incentivar el turismo en esta zona costera. En esos años, la población todavía se encontraba muy temerosa. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir