Agrandar imagen | Ver tamaño original
Una imagen dice más que mil palabras pero una ilustración es capaz de sintetizar toda la esencia de esa imagen y llevarla un paso más allá. Esto es lo que Marie-Laure Crushi hizo con el encargo de Phillip Jodido para Taschen, donde tuvo el desafío de ilustrar 61 cabañas en los más recónditos lugares del mundo. Al interpretar cada cabaña en el libro Cabins, Crushi es capaz de abstraer la escena dándonos “visiones sensibles, oníricas y poéticas que están en el límite entre realidad y fantasía” comenta Taschen, “Capturando cada cabaña en su paisaje natural, y resaltando la singularidad de cada proyecto, Marie crea una atmósfera de sensibilidad cuasi-impresionista”.  La elección de la cabaña no es arbitraria ya que nos ofrecen la posibilidad de escapar de una realidad abrumadora, de desconectarnos de un día a día intenso donde estamos constantemente amarrados al celular, mail, facebook, entre otros. La huida de la civilización hacia un lugar remoto hace de la cabaña un edificio solitario, teniendo que hacerse cargo del paisaje que la rodea de manera absoluta y plena; ya que es un habitáculo que no está rodeado de sus pares sino que, en la mayoría de los casos, de naturaleza virgen y devastadora. Esta misma naturaleza es la que le da personalidad a cada cabaña la cual Marie logra de capturar fielmente haciendo que sus ilustraciones nos acerquen más al ideario de la cabaña que la misma fotografía.  Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir