Agrandar imagen | Ver tamaño original
Situado en pleno centro de Zaragoza, en los bajos de un edificio residencial anteriormente ocupados por una estación de autobuses, el local en el que se ubica el centro Liang Xin dispone de una fachada a la calle y de una zona interior que se extiende hasta el interior de la manzana. Se propone para el primer centro Liang Xin fuera de Malasia, una arquitectura de tonos oscuros, basada en la penumbra y el silencio del espacio vacío y en la articulación de los recorridos interiores, y atenta a los distintos grados de opacidad de los materiales. En este sentido, la nueva fachada se realiza íntegramente en cobre. En este caso, a sus cualidades como material natural que se modifica con el paso del tiempo, matizando sus tonos y reflejos iniciales, se unen las posibilidades de perforaciones a partir de patrones pixelizados que ofrece la tecnología digital. Este proceso permite integrar en un único material tanto los elementos de identidad gráfica como las imágenes que simbolizan los cuatro conceptos presentes en la filosofía de Liang Xin desde sus orígenes -relajación, libertad, armonía y generosidad-, evitando la superposición de materiales y reclamos habitual en este tipo de proyectos. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir