Agrandar imagen | Ver tamaño original
"El pilar vertical se extiende hacia los cielos.La viga horizontal se extiende hacia algún lugar desconocido. Las personas viven en la intersección entre la vertical y la horizontal, muy bien acogidos por los árboles, las bestias temerosas y buscando a tientas sus coordenadas". Shuntaro Tanikawa Cuatro gruesos muros de piedra son los elementos restantes de una antigua casa rural. Como una caja abierta al cielo, estas paredes encierran un volumen que ya no se divide en dos niveles, sino que presenta su potencial volumétrico real.  El techo inclinado tradicional se coloca para cubrir la parte superior de la caja. En el interior, la estructura de madera se expande verticalmente, invadiendo la casa en toda su dimensión, para dividir y jerarquizar el espacio.  Las zonas habitables ocupan los intersticios de esta geometría claramente definida de pilares y vigas de madera. Los espacios privados que requiere de cierta intimidad - como los dormitorios y los baños - se configuran en tres volúmenes independientes integrados en la estructura, colgando del techo. Las áreas sociales se disponen en la planta baja, organizadas alrededor de los pilares, haciendo hincapié en la sensación de continuidad funcional y visual. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir