Agrandar imagen | Ver tamaño original
Este proyecto es una extensión de la fábrica existente, recuperando terreno adyacente a la selva en Johor, en Malasia. Las fábricas en el siglo 19 dieron prioridad a la racionalidad y la productividad, por lo que quisimos trascender la tipología de fábrica mediante la incorporación de elementos que harán a los trabajadores islámicos orgullosos de su nuevo entorno de trabajo. Usando los recursos de la naturaleza como: el agua de lluvia, la luz del sol, el viento, el calor geotérmico y la vegetación; quisimos minimizar la producción de emisiones de carbono, expulsadas al medio ambiente, haciendo de la construcción una fábrica sustentable. La propuesta tiene la intención de generar un gran techo verde continuo con la superficie de la tierra, cubriendo las funciones y espacios inferiores. La cubierta verde funciona mejorando en gran medida la eficiencia térmica de la fábrica. El espacio bajo la cubierta está dispuesto estructuralmente por un bosque de pilares de forma hexagonal con un cielo en forma de estrella, derivado de los patrones arabescos de la cultura islámica, y una referencia a la selva circundante. El agua pluvial que fluye de la techumbre se arroja en un estanque subterráneo de almacenamiento, por las tuberías incrustadas en los pilares que se utilizan de forma cíclica para regar las plantas. Cuando fluye el agua en el estanque y el viento sopla, el agua de lluvia que se derrama por la pendiente, genera una brisa fría en el espacio transitorio, entre exterior e interior, bajo el mismo techo. Para reducir en lo posible la iluminación artificial, la fábrica está diseñada para reflejar la luz solar. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir