Agrandar imagen | Ver tamaño original
Cerca de De Coninckplein, en Amberes, encontramos una propiedad estrecha pero profunda para ser renovada. Esta casa en particular, compartía la falta de comodidad presente en la mayoría de los edificios del barrio. En su estado original, la casa no estaba a la altura de los estándares de vida que han evolucionado durante los últimos 50 años. Por esta razón, las áreas de lavado, cocina, aseo y otras, se extendieron hacia el jardín como células maliciosas dentro de un cuerpo envejecido. Estos y otros inconvenientes fueron despojados del edificio para volver a una estructura más pura, casi desnuda. Una renovación completa y exhaustiva en todos los pisos optimiza el espacio disponible e introduce la funcionalidad contemporánea. Un lúdico invernadero en la parte posterior del edificio se abre hacia el jardín como un cuadro sobrio pero elegante. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir