Agrandar imagen | Ver tamaño original
La intervención consistió en el diseño de una vivienda-estudio en las dos plantas superiores de un edificio residencial construido a finales de los años 90, cuyas últimas plantas, originalmente independientes, nunca llegaron a ser habitadas. Se planteó agrupar estas dos plantas para conformar una única vivienda con una zona de estudio/oficina. Aprovechando lo diáfano de la planta alta y su terraza, se enlazan la sala de estar, el comedor y una caja de madera que alberga la cocina. El gradiente de intimidad (planta alta con salón y planta baja con dormitorios) se interrumpe con un lugar destinado a oficina/estudio en la planta inferior, diferenciado en su formalización y materialización. En esa planta un tabique curvo blanco oculta los dormitorios y aseos, mientras que una celosía transparente de pino desvela ese rincón abierto de trabajo. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir