Agrandar imagen | Ver tamaño original
Encaramada en un acantilado costero sobre el Océano Atlántico, esta nueva residencia está diseñada para orientar sus vistas hacia el mar, el río Pamet y un estanque de agua dulce. El lado de acceso parece muy sólido, con gruesos muros revestidos de madera y ventanas estrechas que encierran los baños, una ducha al aire libre, la escalera y el lavadero. Una vez dentro, la sala y el comedor, que ocupan el centro del edificio, se abren a las vistas dramáticas a través de grandes ventanales. Algunos de ellos cuentan con puertas de corredera, conectando al visitante con una terraza al aire libre de varios niveles. Un ala de la casa incluye las habitaciones de huéspedes, mientras que la otra se gira en cuarenta y cinco grados para contener el dormitorio principal en suite. Un garaje con techo en forma de cometa ocupa la intersección de las dos geometrías, que entregan vistas en todas direcciones. Su diseño solar incorpora paneles fotovoltaicos y aleros profundos, con ventanas tipo triforio para la ventilación y refrigeración natural. Ver más Ver descripción completa
Compartir Compartir